RECUPERANDO LO PERDIDO 1 Sam. 30:1-19

Detrás de cada dificultad hay bendición si la enfrentamos con sabiduría, todos tenemos situaciones difíciles en la familia, escuela o trabajo; crisis de salud, economía, relaciones etc., la Biblia es un compendio de experiencias, somos llamados de Dios para vivir una vida buena y abundante, pero No hay consentidos, ni licencia para fallar. Desde el principio el hombre ha enfrentado una guerra sin cuartel y pese a la enemistad entre satanás y el hombre; Gen. 3:15 la victoria es segura, sí luchamos del lado correcto con las armas de la fe. Nuestro amado salvador al venir al mundo, enfrento como nadie una lucha continua: fue perseguido, rechazado, calumniado, traicionado, muerto; pero resucitado. La Biblia nos enseña que las pruebas necesariamente vendrán, pero estas no podrán destruirnos, el secreto está en seguir las instrucciones, reconociendo que Dios tiene el control.

Las dificultades naturalmente traen aflicción. 1 Sam 30:6, habla de la experiencia de David en su etapa formativa, al ser perseguido por Saúl se escondió en territorio filisteo, haciéndose pasar por un israelita, dispuesto a colaborar con ellos… Pero al volver halló a su pueblo destruido y las mujeres e hijos secuestrados. No pocas veces nosotros al volver del trabajo, hallamos la casa de cabeza, hijos que no son lo que quisiéremos, esposa decepcionada etc., aquel momento fue doloroso para David hablaban de apedrearlo, sin embargo; esta circunstancia fortaleció su carácter, David aprendió a soportar el rechazo de su gente sin dejar de amarlos. Estimado Padre o Madre de familia, como va su liderazgo en la familia, empresa, escuela, iglesia y comunidad, en medio de la adversidad lo mejor es pedir a Dios sabiduría, evite maltratar a los suyos; puedes estar en desacuerdo con familiares y colaboradores, pero no los lastimes, ni abandones tu responsabilidad. De los hombres que estaban con David, nadie propuso una solución, hacer propuestas es mejor que lanzar piedras.

De esta lección aprendemos que para recuperar lo perdido, debemos:1) Buscar a Dios reconociendo que solo él puede fortalecernos. 2) Consultar al Señor para saber lo que debemos hacer, sin Dios solo hay fracaso. 3) Asegurarnos de tener el respaldo del Señor en todo cuanto hacemos. 4) No actuar locamente; lo cual puede llevarnos al fracaso y sufrir pérdidas. Si usted ha perdido la salud personal… y la paz de su corazón; si ha perdido su relación con Dios, su tiempo devocional; si ha descuidado la comunicación con su esposa, y la calidad en la intimidad; si ha descuidado la confianza de los hijos y en vez de amor hay temor; si ha fallado como mayordomo fiel y está robándole a Dios; si ha visto mermada la estima y reconocimiento hacia sus líderes; si ha perdido la relación amorosa con sus padres; si se ha distanciado de sus amigos; si se siente solo y sin rumbo; si ha perdido su primer amor, por las cosas de Dios; si se ha olvidado de la visión y su función en el ministerio; si ha perdido la confianza en Dios y el gozo del Espíritu Santo.

Levántate ahora y lucha. David tuvo una gran victoria: rescató a los suyos y sus pertenencias, obteniendo además el botín de los enemigos. Cuando hacemos la voluntad de Dios, tenemos su respaldo y Dios nos da más de lo que esperamos. Dios desea que se vuelva a el ahora. Las grandes victorias se alcanzan en la intimidad con Dios. David recupero a su amada Ahinoam que significa: alegría agrado plenitud y a Abigail, que sig. Gozo. Hoy es el día de recuperar esa posición perdida, hoy es el día de volvernos al Señor.

Write a comment:

Your email address will not be published.

Síguenos: