Juan 6:60 y 69

60.  Al oírlas, muchos de sus discípulos dijeron: Dura es esta palabra; ¿quién la puede oír? 61 Y nosotros hemos creído y conocemos que tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente

Todo camino sea corto o largo comienza con un paso, así vaya usted a su Pueblo, a la provincia o, a Nueva York, todo destino requiere tiempo y perseverancia para alcanzarlo: Jesús el camino la verdad y la vida, invita a todo hombre a seguirlo para llevarlo al padre, al “hogar celestial”. El proceso dura toda la vida y el destino final es el cielo. Fil. 3:20. Para alcanzarlo es necesario caminar con Cristo cada día, ¿Sabía usted que uno de los peores enemigos es la religiosidad? Juan 7:1, aún los discípulos se oponían por falta de revelación, Mateo 15:12 y 19:10, no pocos se enojaban porque las enseñanzas de Jesús no cuadraban con su estilo de vida, quien se vuelve atrás nunca llegara al destino que Dios ya preparó para él. Jesús dijo en la casa de mi padre muchas moradas hay. Juan 14:2.  Un hombre expresó a Jesús el deseo de seguirlo, pero primero quería atender sus propios asuntos, Lucas 9:57- 62. Jesús le respondió: ninguno que poniendo su mano en el arado mira atrás, es apto para el reino de Dios.

Antes de destruir las ciudades de Sodoma y Gomorra, Dios envió ángeles para sacar a Lot y su familia, los ángeles tuvieron que tomarlos  de la mano.  Sin embargo la mujer de Lot, quien amaba el estilo mundanal de la vida en Sodoma. A pesar de la advertencia de los ángeles, de no mirar atrás; su desobediencia la convirtió en estatua de sal. Génesis 19:17 y 26. También los israelitas, después de haber sido liberados de la esclavitud y ver poderosos milagros tales como; abrirles camino en la mar, comer pan del cielo, tomar agua de la roca, y muchas otras manifestaciones del amor gran de Dios, también muchos de ellos miraron atrás, anhelando las cebollas y los ajos de Egipto. A causa de la dureza de su corazón, llevando consigo una mentalidad de esclavos alargaron por 40 años, su camino en el desierto. Números 14:21-23; 34 y 33

La indecisión respecto a los pasos que debemos dar con firmeza cada día, (Orar, Leer la Biblia, Crecer en el servicio, Cooperar en la obra de Dios, Interceder y Expandirnos) la indiferencia  es un problema en muchos todavía: El perder el tiempo mirando atrás, siguiendo la corriente del mundo, añorando las cosas de la carne, no solo los detiene, sino que los hace volver atrás. Pablo expresó su anhelo de mantenerse firme en el camino y dijo: Olvidando lo que queda atrás prosigo a la meta, a fin de alcanzar aquello para lo cual fui alcanzado por Cristo. Fil. 3:12-14. Por ello es necesario velar, estar despiertos y animarnos unos a los otros para que no caigamos en la tentación de volver atrás. Sabemos que la gracia de Dios está con nosotros cada día, fijemos nuestros ojos Cristo. Porque todo lo que hay en el mundo se pasa; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

  1. Excelente sermón, Yo se que que la misericordia de Dios es grande para el que a tiempo se arrepiente y vuelve al camino, conviene grandemente estar tomado de la mano de aquel que nos creó , y a pesar de lo mal que regresamos y lo sucios que estemos el es grande en misericordia, si nos acercamos con verdadero arrepentimiento con un corazón contrito y humillado, se que el limpiarla toda mancha, pero también se que no será fácil el proceso de sanación y restauración, a pesar de ello tengo plena seguridad que caminando de su mano y en santidad lograré la salvación y cumpliré el propósito por el cual fui creado.

Write a comment:

Your email address will not be published.

Síguenos: