Juan 1:14-18

La Biblia nos enseña que las primeras celebraciones que el hombre realizó, eran fiestas de Acción de Gracias por ejemplo la presentación de la ofrenda de Abel, de Noé y de Abraham. Ellos sin conocer a Cristo celebraban las bondades de Dios, nosotros con mayor razón debemos hacer fiesta, exaltando la grandeza y la misericordia de Dios: ¿Acaso darnos un salvador no es razón suficiente para darle gracias? Los hijos de Job celebraban  Job 1:4-5, Herodes festejaba su cumpleaños Mateo 14:6. Hoy en día las más importantes celebraciones giran en torno a Cristo. Navidad, semana santa y pentecostés, el bautismo, la santa cena, etc. La iglesia está para anunciar la verdad, para ser luz y sal de la tierra; es responsabilidad de la iglesia a celebrar y adorar a Dios: no imitando al mundo, sino rompiendo barreras. Desde el principio Dios estableció que 3 veces al año su pueblo se presentara delante de él, Éxodo 23:14, responsabilizo a los varones, Éxodo 23:17; la obediencia garantiza la bendición, Éxodo 34:24 y nos manda hacerlo con alegría Deut. 16:14. La Pascua que recordaba a los Judíos su salida de Egipto tomó la verdadera relevancia de redención, al cumplirse justamente en esa fecha, la muerte de Cristo el cordero de Dios.

Hoy en día, la navidad es la fiesta más celebrada en el mundo, es la época en que se dan más abrazos que nunca, las armas se detienen y aun los enemigos se desean “Feliz Navidad”. Y a pesar de todo hay quienes dudan si Jesús el Unigénito Hijo de Dios, el prometido en las escrituras realmente vino al mundo. Juan 1:14-18 declara: Que aquel verbo fue hecho carne y hábito entre nosotros y vimos su gloria, gloria como del Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad… El diablo que es un ladrón busca siempre imponer y promover la mentira, la iglesia debe celebrar el cumplimiento de la más hermosa promesa, que Dios dio a la humanidad, cuando Dijo: He aquí la virgen concebirá y dará a luz un hijo y llamara su Nombre Emanuel que quiere decir: Dios con nosotros. Isaías 7:14: desde entonces hay poderosas razones para celebrar, para alegrarnos, ya que Jesús vino a salvar, sanar, libertar y predicar el año agradable. Lucas 4:18

La iglesia debe anunciar todos los días y por todos los medios, que Jesús es el autor del verdadero gozo y la verdadera paz; que nada robe nuestra alegría y nuestra esperanza en Cristo Jesús, es cierto que nadie sabe el día de su nacimiento, pero no se trata de la fecha, sino del hecho. Jesús vino a salvarnos. El imperio romano entre sus diversas festividades celebraba el solsticio, el cambio de equinoccio o regreso del sol, cuando el imperio abrazo la fe cristiana, vieron la necesidad de suprimir ciertas festividades paganas y establecer nuevas, y que mejor que celebrar a quien es el sol de justicia, a Cristo quien es la luz del mundo, y acordaron celebrar el 25 de diciembre el nacimiento de Jesús, de modo que la  fiesta del sol, se convirtió en la fiesta del Hijo de Dios. Si usted antes celebraba en ignorancia, hoy celebre con verdad; si usted celebraba en la oscuridad, hoy celebre con luz; si usted antes celebraba la muerte, hoy celebremos la vida nueva que Cristo nos da. “Feliz Navidad para usted y los suyos” J.H.L.

Write a comment:

Your email address will not be published.

Síguenos: