Santiago 1:16-18

Como padre que enseña a su hijo un idioma hablado, figurado o actuado para comunicarse con él, Dios trata con cada uno de nosotros de manera personal, en la vida somos instruidos y guiados de diferente manera; Dios nos habla a través del campo, la comida, el arte, los negocios, la ciencia, los amigos y los servicios. Desde luego que todos somos atraídos por el mensaje de salvación en Cristo, a través del cual Dios nos enseña el Camino, la Verdad y la Vida. En la medida en que cada uno hace uso del don natural de la creatividad, conoce más a su creador. Tengamos presente que Dios es la fuente de la vida, él es el “Padre de las luces” desde la creación. Génesis 1:14-18, es Dios quien nos da a luz a una vida nueva; este es el regalo más grande que recibimos de lo alto. Romanos 6:23 dice; que el pecado paga con muerte, pero Dios tiene un regalo, Efesios 2:8-9 dice; que la salvación se obtiene solo por gracia. Como un regalo de Dios y Santiago nos recuerda que: la buena Dadiva y el Don perfecto viene de Dios. Qué pena correr y desgastarse; y no en busca de lo bueno.

El nuevo nacimiento que cada creyente experimenta, es el fruto del propósito de Dios, “Dios nos hizo nacer mediante la palabra de verdad” (Stgo. 1:18) Cualquier hombre o mujer, joven o viejo, rico o mendigo golpeado por el pecado y destituido de la gracia, halla en Cristo el puente único de salvación, pues no hay otra forma de cruzar ese abismo tan grande entre el cielo y la tierra, entre muerte y vida, entre condenación y salvación: no habiendo nada que pudiera restaurar esa relación perdida, solo el Verbo hecho carne, solo Jesucristo podía reconectar el Cielo con la Tierra. Para ello Dios nos ha dado la Biblia, para conocerlo, amarlo y servirle (2 Tim. 3:16) en este año de la fructificación, asegúrese de “poseer el Buena Dadiva y el Don Perfecto”, en este año de la fructificación, si ha de correr; corra en busca de lo que Dios ya tiene para usted.

En la vida natural, los padres procuramos lo mejor para nuestros hijos y buscamos que ellos nos entiendan; aunque no pocas veces los hijos rechazan nuestros planes y buscan imponer los suyos. Dios dice: Yo se los pensamientos que tengo acerca de vosotros, Jer.29:11-13. Debemos creerle a Dios y convencernos que lo que Dios tiene para nosotros, es mejor que lo que imaginamos, de lo que podemos alcanzar en nuestras fuerzas. No es fácil saber lo que Dios quiere, se requiere de valor y determinación de pasar tiempo en intimidad con Dios, Salmo 25.14. Solo allí podremos comprender lo que Dios desea para nosotros: muchas veces no lo entendemos por ejemplo: Amar a Dios sobre todas las cosas, Honrar a nuestros padres, No ofender, Perdonar toda ofensa, No robar,  No mentir, No codiciar. No contristar al Espíritu Santo, antes bien seamos benignos y misericordiosos Efesios 4:30-32. Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación. Nuestra salvación es el Primer regalo y el Don perfecto es el Espíritu Santo que Dios ha enviado para guiarnos a toda verdad. Juan 16:13

  1. 6 enero, 2019

    Dispuesta a entrar en el plan de Dios.

Write a comment:

Your email address will not be published.

Síguenos: