LA VERDADERA ADORACIÓN

Marcos 14:3-9

Un hombre de Betania a quien llamaban Simón el leproso, y que seguramente fue sanado por Cristo, invito Jesús a cenar en su casa; y estando allí vino una mujer y derramó sobre su cabeza un frasco de fino perfume, aquella mujer fue duramente criticada por los presentes, pero su acción reverente le agrado al Señor.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      Jesús no solo la defendió, sino que la exaltó; su obra quedó registrada para ser leída y tomada como un ejemplo. Tengamos pues presente que la obediencia a Dios es el mejor acto de adoración, 1 Sam 15.22, Samuel no le resta valor al sacrificio, sino que exhorta al rey a analizar las razones por las que lo hace, nuestro culto o sacrificio es un acto de comunión entre Dios y el hombre; adorar es presentar a Dios nuestro respeto, honra y gratitud, perro si nuestra alabanza so se ofrenda con obediencia, con integridad, el sacrificio es inútil. Cristo es nuestro modelo de obediencia; cuando satanás se acercó a él, le ofreció los tesoros del mundo, pero Jesús respondió. Escrito esta: al Señor tu Dios adoraras y a él solo servirás. Mat 4:10. Nunca algo bueno ha sido barato, nuestra adoración a Dios demanda entrega total.

Dios es digno de nuestra adoración, el sacrificio de Cristo revelado a nuestra vida es una razón más que suficiente, si hoy enfrentas oposición para ofrecer a Dios tu adoración; con tu yo, con el mundo y con el mismo satanás… Esfuérzate no desistas que el Señor mismo te defenderá y te bendecirá reconociendo tu adoración, como un acto digno de contarse a otros. Dios convierte nuestra aflicción en bendición y la descalificación de los incrédulos en aprobación. Betania, aquel sitio escenario de un acto sinigual de adoración tiene varios significados que nos recuerda la obra de Dios en nuestra vida. 1) Casa de frutos; Dios es galardonador de los que le buscan. 2) Casa de aflicción; no pocas veces pasamos por tiempos difíciles y dolorosos, pero la presencia de Jesus lo cambia todo. La muerte de Lázaro atrajo el milagro. María tal vez era soltera, viuda o dejada: hoy como ayer hay muchas mujeres solas, pero María decidió buscar a Jesús y nunca más estuvo sola.

Betania también significa: 3) Casa de canción; lo cual nos recuerda, la gracia del Señor para transformar una situación de desventaja en victoria. La Casa de aflicción, Dios la convierte en Casa de canción, la Biblia dice en Génesis 41:50-52 que Dios quien hizo fructificar a José, en la tierra de su aflicción. El que transformo aquel ambiente rutinario en una fiesta, aquel hecho imprudente para algunos en un acto de adoración, el que conoce y aprecia las acciones de un corazón sincero, puede cambiar la aflicción en bendición; toda crisis en victoria y la tristeza en gozo. La resurrección de Lázaro, cambio momentáneamente el llanto en alabanzas a Dios. Pero la adoración verdadera toca el corazón del Señor y nos hace aceptos, útiles y dignos de ser llamados: “verdaderos adoradores”.

Write a comment:

Your email address will not be published.

Síguenos: