La Iglesia en la Actualidad. Mat. 5:13-16

Siendo honestos la iglesia actual no tiene la influencia, la presencia y el reconocimiento que debiera tener, desde luego que nos referimos al ámbito espiritual; antes y después de la conquista, la religión invadió y domino el escenario de pueblos y regiones, sin embargo: así como la conquista y la reforma tuvieron su tiempo, creo que lo mejor para México está por llegar, el Espíritu de Dios se está moviendo, por lo cual debemos creerle a Dios, confiar en Dios y servirle a Dios a ahora: la opción es vivir o morir, por ello amada iglesia es urgente que reaccionemos sobre lo que estamos haciendo, ya que somos responsables de lo que acontezca a esta generación por ello: es indispensable vivir la fe viva y verdadera en el matrimonio, enseñarla a nuestros hijos, cuidar la relación con los adolescentes, atender a los jóvenes, como también: atender con el debido interés a los nuevos convertidos, cuidando su crecimiento espiritual en cada Viña y en la iglesia en general.

La Biblia dice que cuando la sal pierde su sabor, deja de servir; la sal es símbolo de Fe que penetra, Fe que preserva del mal, Fe que sana, Fe que limpia, Fe que desinfecta, Fe que da sabor, Lev. 2:13 y Mat. 5:13. Cuando la familia pierde el propósito de agradarle a Dios, hace a un lado el Primer Mandamiento; el dolor causado por el pecado a familias, pueblos y naciones; ha sido consecuencia de su alejamiento de Dios. Cuando la fe cristiana pierde su influencia en las nuevas generaciones, estas dejan de depender de la Gracia, y siguen por inercia la fe de sus padres o abuelos; o tal vez de otros creyentes: vivimos en una era de gran entretenimiento y distracción, por lo que corremos el riesgo de confiar más en la ciencia y la tecnología, que en la palabra de Dios. Así como el alimento chatarra daña la salud física, el distraernos en los diversos medios informativos desnutren la fe, corriendo además el riesgo de que cualquier “ministerio o religión” se apropie de tu pensamiento y termines haciendo a un lado la sana doctrina, para dar lugar a otras.

El compromiso de la iglesia como cuerpo viviente de Cristo, es mostrarse al mundo como respuesta de Dios La Biblia nos dice que cuando Jesus estaba en casa las multitudes le buscaban. Marcos 2:1-2. El ministerio de Cristo no ha cambiado, la Misión de Cristo debe ser la misión de la iglesia, en Lucas 4:18, Jesus dijo: he venido para dar Buenas Nuevas a los pobres, He venido para sanar a los quebrantados, He venido para pregonar libertad a los cautivos y para Dar vista a los ciegos, He venido para poner en libertad a los oprimidos. Así que como iglesia, debemos brindar apoyo a los necesitados, compartiendo ante todo el mensaje de salvación, promoviendo la armonía en la familia, trabajando por la paz, intercediendo por esta generación, “orando y actuando”, dando de Gracia, lo que por Gracia hemos recibido. La iglesia no puede ni debe ser indiferente.

la iglesia esta para ser luz, para ser sal, para adentrarse en la sociedad, para ser respuesta  en el tiempo y lugar que nos tocó: Instituciones como la Cruz Roja, el Ejército de Salvación, los Gedeones Internacionales, el Club Rotario Internacional, los Voy Scouts, entre otras: son organizaciones fundadas por cristianos que decidieron compartir su buena voluntad, solo por amor, sin importar la diferencia de credos: la iglesia actual no debe esperar una guerra, una epidemia o persecución para activarse; de hecho debemos reconocer que estamos en guerra y como iglesia, tenemos un mensaje de esperanza, la iglesia es el mejor espacio de reflexión, de sanidad y liberación, donde las almas deben encontrarse con Cristo, la esperanza de la Vida Eterna. JHL.

Write a comment:

Your email address will not be published.

Síguenos: