Instruye al niño en su camino: Proverbio 22:6

Amar a un niño es instruirlo, es educarlo y guiarlo en el arte de vivir, de manera que este aprenda a hacer de su vida y con su vida lo mejor, instruir a un niño es infundirle valores que normen su conducta; es guiarlos con optimismo y fe, en su andar hacia la madurez y la autonomía propia. Los niños aprenden de lo que viven, de lo que ven y lo que oyen de sus padres y maestros, “una buena educación hace al hombre de bien, pero una mala educación o la ausencia de esta lo deshace”; ningún niño es igual a otro, cada uno tiene capacidades propias y talentos únicos: lo mejor que podemos hacer en bien de ellos; es dejarlos ser lo que están llamados a ser, bajo los principios establecidos en la palabra de Dios: sabiendo que, Dios existe. Dios nos ama. Dios nos ha dado salvación por la fe en Cristo Jesús, convencidos de que el cristianismo, no es religión: sino un sistema de vida práctica, establecido en la palabra de Dios.

En las escrituras hallamos ejemplos admirables de buena paternidad, pero también ejemplos erróneos. Isaac manifestó favoritismo por Esaú, despreciando a Jacob y Rebeca amó a Jacob despreciando a Esaú. Genesis 25:28, Como consecuencia, Jacob y Esaú estuvieron enemistados la mayor parte de sus vidas. El mal ejemplo de Isaac se repitió cuando Jacob tuvo su propia familia. Frente a una situación de riesgo, Jacob mandó al frente a los menos amados y alejó lo más posible del peligro, a los hijos más queridos Genesis 33:1-2. Cuando los padres tratan mejor a alguno de sus hijos, menospreciando a otro, fomenta los celos y las divisiones. Nuestro deber como padres es guiarlos para que lleguen a ser, lo que Dios espera de ellos, amándolos sin preferencias. También debemos enseñar a nuestros hijos a elegir buenas amistades, la Biblia relata que Ammón, el hijo mayor del rey David, escuchó el mal consejo de su “amigo” Jonadab y este desacierto trajo dolores de cabeza a la familia real y le costó la vida a Ammón, 2 Samuel 13:3-5 y                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               28-29 Lo bien o lo mal que les vaya en la vida, en buena medida depende de las amistades que estos elijan; la Biblia dice Amístate ahora con Dios, tendrás paz y te ira bien.

Dios ha puesto delante de nosotros camino de bendición para nosotros y nuestros hijos. Josué dijo: Yo y mi casa serviremos al Señor, Pablo declaro Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo tú y tu casa. La palabra “bendecir” significa “bien decir”. Bendecir es honrar, lo cual incluye: Contacto personal con significado. Los patriarcas ponían sus manos sobre la cabeza de sus hijos y besaban su frente en señal de bendición. Tener palabras de ánimo y aliento, declarando sobre sus hijos palabras de afirmación y ánimo. Hablaban usando términos que manifestaban el alto valor que conferían a sus hijos al bendecirlos. Los patriarcas proclamaban proféticamente el futuro de sus hijos. El conducirnos con ellos responsablemente marcara sus vidas para siempre. Las bendiciones de los patriarcas no terminaban con las palabras; hacían todo lo que se necesitaba para preparar a sus hijos para alcanzar la bendición y luego; para vivir bajo bendición. Num 6:24-26. J.H.L.

Write a comment:

Your email address will not be published.

Síguenos: