Huir no es la Solución. lectura bíblica: Génesis 16:5-6

Depender de la gracia de Dios en cada acto de nuestra vida es una bendición, es muy bueno que los niños sean enseñados desde pequeños y que los jóvenes aprendan a encausar sus decisiones a la luz de la palabra de Dios. Los adultos debemos reconocer que lo que hoy somos es consecuencia de las decisiones que hemos tomado. A todos nos beneficia saber que, si confiamos y esperamos en Dios él nunca nos desamparará. Con frecuencia se nos hace difícil reconocer que Dios está al tanto de las cosas más pequeñas. Dios usa diversos medios para moldear nuestro carácter, por ello debemos reconocer que ningún acontecimiento en la vida es accidental; aun aquellas que son consecuencia de nuestros errores se convierten en lección. A Jesús le llamaban Maestro y Señor y el mismo dijo: decís bien porque lo soy. Juan 13:13, hoy como discípulos de Cristo necesitamos poner atención en cada lección, sabiendo que Dios nuestra vida.

En Génesis 16:5-6 vemos que Agar enfrentó una circunstancia difícil en su vida, Saraí la esposa de Abram, la utilizo para darle solución a su problema de esterilidad; por lo que le propuso meterse con Abraham su esposo para darle un hijo de él, pero una vez que la vio embarazada, comenzó a oprimirla y menospreciarla, por lo cual Agar decidió huir. A veces nosotros ante la adversidad en vez buscar y esperar en Dios, tomamos el asunto en nuestras manos y nos adelantamos a los planes de Dios, y como Jonás tomamos otro camino. Genesis 16:7, nos muestra que Dios está al tanto de los conflictos y necesidades de sus hijos. El Ángel de Jehová: es una Teo-fania de Dios, una forma en que Dios se presenta ante nosotros; Dios “la halló en el desierto”. Es hermoso ver a Dios buscándonos en medio de nuestros problemas; cuando parece que estamos solos en el desierto Dios se adelanta: Agar estaba junto a la fuente de agua, lo cual es una señal del cuidado amoroso de Dios por nosotros. Si usted esta pasando por momentos difíciles sepa que Dios ya ha provisto lo necesario, y él mismo va delante de usted, así que no hulla con su problema mejor espere en Dios.

El desierto, aunque incomodo es necesario para estar a solas con Dios. Sin embargo, debemos reconocer que una cosa es ser llevado al desierto como lo fue Jesus y otra es meterse en él por causa de nuestros errores. Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto en la etapa previa de su ministerio: también Israel atravesó el desierto para llegar Canaán; a veces nosotros mismos nos metemos en el desierto como Agar, el desierto es un lugar difícil para la vida, donde hay soledad, escases y adversidad; recordemos también a Jonás quien quiso escapar al llamado de Dios complicándolo todo (Tormenta, pérdidas, desesperación, arrojado al mar, vivió 3 días en el vientre de un pez, pero cuando se arrepintió y clamó Dios lo escuchó.

Apartarnos de la voluntad de Dios complica todo: Génesis 16:7 dice que Agar tomo el camino del Shur que significa muralla o pared. Cuando “caminamos” pero no avanzamos, trabajamos pero no prosperamos, es porque Dios no está allí; ya que pretendemos obligar a Dios a bendecirnos fuera de su voluntad. El Ángel del Señor le preguntó a Agar por su plan y después de escucharla le dijo: “Vuélvete a tu señora y ponte sumisa bajo su mano”. A veces Dios nos dice lo que no queremos escuchar, pero el Señor sabe lo que hace, así que, motivados por su amor debemos obedecer. Agar estaba menospreciando a Sara “su autoridad” y Dios le dijo: “ve y ponte sumisa bajo su mano”. Amable lector: huir con nuestros problemas no es la solución, recuerde que Dios trabaja aún en los detalles más pequeños. JHL 16/11/19

Write a comment:

Your email address will not be published.

Síguenos: