Fundamentos de la Familia Génesis 2:24-26

Que importante es reconocer inigualable valor del Matrimonio; hermoso regalo que complementa la vida del “Varón y la Mujer”. Adán y Eva fueron los primeros en vivir esta bella experiencia; hoy cada pareja unida en la voluntad de Dios debe disfrutar del plan divino. En el matrimonio hombre y mujer llegan a ser una sola carne. Esta unión física, mental y espiritual habla del compromiso, de quienes, al unirse en matrimonio llegan a ser una institución divina. El matrimonio es idea de Dios, Varón y hembra los hizo Dios. El hombre fue hecho del polvo de la tierra y la mujer de la costilla del varón; Pablo dijo: Marido ama a tu mujer como Cristo a la Iglesia. Efe 5:25; el hombre sin Dios es incompetente para amar, ser un buen esposo, es obra de Dios… Cualquiera puede ser macho, pero no cualquiera puede ser buen hombre, esposo y padre. Hoy muchas mujeres lejos de ser amadas y respetadas sufren maltrato de quien debiera amarla y cuántos hijos vagan por las calles, como consecuencia de no haber hallado en su hogar, un ambiente digno para vivir. Hay escases de hombres íntegros y amorosos; es tiempo de volvernos a Dios.

La Biblia dice: 1) Dejara el hombre Padre y madre: dejar a los padres no es abandonarlos; es honrarlos dándoles descanso y paz, dejarlos a tiempo habla de ser hijos competentes, maduros y aptos para la vida autónoma: 25 a 30 años en promedio es la edad propicia para casarse: y debiera ser suficiente para enseñar al varón y a la mujer a ser maduros; casados quiere decir “Casa de dos”, las familias sanas producen hijos sanos, pero las familias enfermas producen hijos inmaduros; vivir con los suegros, afecta el sano desarrollo de la nueva familia. 2) Se unirá a su mujer: la unidad no solo es física, si no mental, social, económica y espiritual; en el matrimonio se unen sueños y aspiraciones; se unen su cuerpo, su alma y su espíritu, en la unidad espiritual hay armonía divina, deja de existir un; Tu o yo, para ser “Uno” donde “lo tuyo y lo mío”, dan lugar a “lo nuestro” donde el amor hace que el egoísmo muera de hambre.

3) Ser una sola carne. Significa gozar y sufrir lo mismo, es estar dispuesto a hacer el mayor bien uno al otro, es cultivar una misma esperanza, “amando a su cónyuge como a uno mismo”, ser una sola carne es tomar la decisión de amar a su pareja para siempre, donde cada detalle por pequeño que sea; si beneficia a tu esposo (a) te beneficia a ti, pero si daña a tu cónyuge, te daña también a ti. En el matrimonio Dios nos permite experimentar el secreto del amor: hacer el mayor bien el uno al otro. 4) Estar ambos desnudos y no avergonzarse. Es no tener nada que ocultar, nada escondido, significa ser transparentes, es vivir sin temores, sin secretos, ni sorpresas; sin pecados ocultos. Significa ser íntegros el uno para el otro y ambos para su creador. Cuando alguien miente, se ve obligado a usar otra mentira como recurso mediático, pero cuando alguien es veraz, ama la verdad y la vive: conoce a Dios y ama sin temor, porque el perfecto amor echa fuera el temor. 1 Juan 4:18. Si tu matrimonio tiene problemas, no lo dejes; un auto no se tira por falta de gasolina, sino que se carga de nuevo, si te falta amor; vuélvete a Dios, El es la fuente de verdadero amor.

Write a comment:

Your email address will not be published.

Síguenos: