Fe En Dios; Es El Recurso Más Efectivo Del Cristiano

Hebreos 11: 1 dice: Que la fe (la confianza en Dios) es la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no se ve. La fe verdadera se basa en la palabra de Dios, en el carácter Santo, Justo y Misericordioso del creador. Si aceptamos que Dios es bueno, entonces debemos estar seguros de que todo lo que hace, obra para nuestro bien; por la fe en su nombre esperamos mejores cosas, porque creemos que Dios hará lo que ha dicho… “Cuando yo era niño, mi papá hacia al menos 1 viaje, a la ciudad de Villahermosa cada año, por lo cual; me hacia la promesa de traerme algo, (juguete, dulce, playera, pan, gorra) así que emocionado esperaba su regreso, pues estaba seguro de que mi papá cumpliría su palabra”. De manera similar como hijos de Dios, esperamos lo mejor de nuestro Padre Celestial: la fe en Dios opera en dos ámbitos 1) Creemos en sus promesas, 2) Estamos seguros de su bondad. Así que, como hijo (a) de Dios, crea en la palabra y manténgase expectante de su bondad, sabiendo que Dios no miente.

Lucas 24:1-3 dice: El primer día de la semana muy de mañana, un grupo de mujeres vinieron al sepulcro, trayendo las especias aromáticas que habían preparado. Y hallaron removida la piedra del sepulcro y entrando no hallaron el cuerpo del Señor Jesús”. (24:23) ellas esperaban hallar el cuerpo de Jesús, no estaban preparadas para el milagro, no tenían la expectativa de la resurrección, que Jesús mismo les había prometido. Mat. 16:21 Cierto es que aquellos días fueron muy difíciles, ellas vieron morir a su maestro y ser sepultado, lo cual había afectado su ánimo y olvidaron la promesa de su resurrección, como también puede pasarnos a nosotros, quienes sabiendo lo que él nos ha prometido, ignoremos sus promesas; por ello es fundamental mantener vigente la palabra de Dios en nuestra mente y corazón.

Lucas 24:4-7 dice: Estando ellas perplejas 2 varones con vestiduras resplandecientes les dijeron: ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí, ha resucitado. Acordaos de lo que os habló, cuando aún estaba en Galilea diciendo: Es necesario que el Hijo del Hombre sea entregado en manos de pecadores y que sea crucificado y resucite al tercer día”. Ante la ausencia del cuerpo las mujeres estaban desconcertadas, y sin palabras; cuando la realidad espiritual era totalmente distinta, ya que estaban ante el suceso más extraordinario de la historia. “Cristo había vencido a la muerte para siempre”. Al igual que ellas, nosotros debemos reconocer, que nos cuesta asimilar la poderosa obra de Dios. Verdaderamente Jesús venció la tentación, el pecado y la muerte y no hay poder que pueda detener a Cristo, ni demonio que pueda impedir que el Señor cumpla sus promesas con nosotros. Los ángeles apoyaron su declaración, en la promesa que el Señor había hecho: así que siendo la palabra de Dios, fundamental para los ángeles; debe serlo también para nosotros y para el mundo entero, pues las cosas visibles e invisibles, fueron creadas y subsisten por el poder de la palabra de Dios.JHL

Write a comment:

Your email address will not be published.

Síguenos: