Estudio de Gálatas Capítulo 4

1-3) Cuando uno es niño, aunque todo lo que es de papá legalmente le pertenece, el infante al no tener la edad tampoco tiene la facultad de disponer de la herencia; de la cual en un momento dado; el criado o esclavo que es “prototipo del mundo”, ejerce ciertos privilegios, como es el comprar, vender y administrar aquellos bienes que no son de él. Así nosotros siendo niños estábamos bajo los rudimentos del mundo, es decir; practicábamos ya sea como judíos o gentiles, las religiones tradicionales: de modo que antes que viniera Cristo, y muriera por nosotros en la cruz, vivíamos bajo la esclavitud de la ley, pensando que podíamos ser salvos por ellas. Y luchando por cumplirla, al fallar vivíamos bajo condenación, pero ahora los que antes fuimos esclavos, habiendo sido libertados; ahora disfrutamos de una relación con Dios por medio de Cristo, de modo que ya no hay razón para vivir en temor, pues la Biblia dice: Ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús. Rom 8:1

4-7) Cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios cumplió su promesa enviando a su hijo nuestro Señor Jesucristo, los judíos quienes esperaron por años al Mesías, cuando vino no le conocieron, Juan 1:12, hoy nos puede pasar lo mismo, que nos preguntemos, ¿Cuándo vendrá la respuesta de Dios a mis oraciones? O ¿Será que Cristo volverá?, estimado hermano: el tiempo de Dios es perfecto y es ahora, no lo rechaces; toma tu posición como hijo redimido, salvado por la fe en Cristo Jesús, viviendo una vida victoriosa, en santidad: deléitate en sus promesas, pero también haz la tarea. La evidencia de nuestra fe no proviene de la tradición, la religión o la antigüedad que tengamos como cristianos, la evidencia es personal “Dios envío a nuestros corazones, el Espíritu de su Hijo, el cual clama; Abba, Padre… Así que como “Hijos de Dios” tenemos derechos, Pablo afirma que somos: herederos y coherederos con Cristo. Romanos 8:16-17 y Efesios 3:5-6

8-11) En otro tiempo servimos a los que por naturaleza no son dioses, viviendo en los pobres y débiles rudimentos, (tradiciones y costumbres). Más ahora que somos conocidos de Dios. 15) no se olviden de los testimonios de amor, 17) cuídense de los que sienten celos, pero no para bien; ellos quisieran que sintieran celo por ellos: es doloroso volver a dar a luz a hijos que parecían tener ya una estatura en Cristo; quisiera estar allí con ustedes, pero me tienen “asombrado” (Gr. Aporeo) mentalmente perdido, sin salida, Pablo el siervo de Dios y esclavo de Cristo, había trabajado arduamente por evangelizar a esa gran región de Galacia, sur de Siria… Hoy también debemos reflexionar, acerca de los hombres y mujeres que trabajaron para que usted y yo fuéramos salvos, tuviéramos una Biblia, una iglesia y una esperanza viva en Cristo… Nuestra libertad no procede de la tradición, la religión o raza, sino de la fe en Cristo Jesús. Cuan bella es la experiencia de quien cruza una frontera y por fin esta del otro lado, que grande es el gozo de quien por fin observa desde lejos las paredes de una prisión en la que paso años, que dicha de aquel joven que por fin disfruta de la hermosa brisa, al sentirse libre de una adicción; la libertad en Cristo nos da una esperanza sinigual para disfrutar de una vida nueva mediante el perdón que solo Cristo nos puede dar. J.H.L.

Write a comment:

Your email address will not be published.

Síguenos: