El Verdadero Amor. 1 Jn. 4:7-21

“Porque de tal manera Amo Dios al mundo, que ha dado a su Hijo Unigénito, para que todo aquel que en el cree, no se pierda”. Juan 3:16, este hermoso texto describe el propósito del Amor de Dios. Acerca del amor se hablado, escrito y se cantado tanto; pero el problema de desamor en la humanidad sigue latente, porque el hombre sin Dios no conoce el amor. Por naturaleza somos egoístas pensamos en ser amados antes que en amar. Las películas, canciones y novelas hablan del amor, como una cosa con la que se tropieza de repente, como algo que se compra o se vende. Hay quienes creen que el ser rico, atractivo e influyente los hace aptos para adquirir el amor. Pero el amor no es una cosa; el amor es la esencia de la vida, es el principio de todas las cosas, “el Amor es Dios mismo”; usted y yo somos obra de Dios, obra del amor: el amor nos planeó, nos hizo, nos redimió, nos levanta, nos sostiene y nos da Vida Eterna, vida buena y abundante.

El amor nos habla a través de la Biblia, nos enseña, nos corrige y nos busca. Adán y Eva nacieron en ese ambiente de amor, nada les faltaba y ni les dolía, porque Dios estaba allí: pero el amor les dio libertad, les dio a escoger. Si obedecían “el amor estaría con ellos”, si desobedecían el amor se apartaría de ellos. Génesis 2:15-17. Desde entonces el hombre cayo de la gracia, perdió su relación con Dios, con el amor verdadero: y en su desesperación se cubrieron con hojas de higuera, lo cual representa el esfuerzo humano por tapar las faltas. Dios efectuó el primer sacrificio y con la piel de un cordero que tipifica a Cristo, Dios (el amor) cubrió la desnudez del hombre Génesis 3:21. La humanidad confunde al amor con el sexo, el hombre al desconectado le llama amor al sexo. Cuando un hombre y una mujer se acercan, buscan llenar ese vació existencial, expresando palabras como: Te necesito o no podría vivir sin ti. Ciegos y desesperados corren el uno por el otro, porque temen no poder estar solos, pero un instante después se desprecian uno al otro, porque no resulto ser lo que el otro esperaba.

Sexo es el conjunto de factores orgánicos o psíquicos, que distinguen al macho de la hembra y que nos capacita para engendrar. Sexualidad es la actitud o el comportamiento que cada uno asume, en relación con sus características físicas, sociales, psicológicas y espirituales. Pornografía, es la perversión de las funciones de los órganos sexuales. La mujer samaritana, es un ejemplo de esta búsqueda equivocada del amor, ella conoció a muchos hombres, que solo buscaron en ella una satisfacción momentánea. Cuando Jesús le dijo: Llama a tu marido, ella dijo: no tengo; Jesús le respondió esto has dicho con verdad, porque cinco maridos has tenido y el que ahora tienes no es tu marido. Juan 4:16-18.  Tal vez como ella, usted y yo buscamos alguna vez, el amor en las personas o en las cosas. Hoy hemos aprendido que el amor proviene de Dios, ya que “sin Dios no hay amor”. JHL 17/02/19

Write a comment:

Your email address will not be published.

Síguenos: