Genesis 4:3-5

Que importante es conocer el valor de la honra: la gente admira en los demás al menos 4 cualidades: Sabiduría, Poder, Riquezas y Bondad. Todas estas cualidades hablan de nuestro Dios y Padre Celestial, a quien debemos conocer, amar, servir y honrar siempre. Dios se agradó de la ofrenda de Abel, porque esta expresaba amor, gratitud, honra y alabanza al Creador. Abel era  pastor y Caín agricultor. Abel cuido los detalles al preparar su ofrenda para Dios, al parecer había un tiempo establecido para presentar sus ofrendas. Abel trajo de los primogénitos lo mejor: y miró Dios con agrado a Abel y a su ofrenda. Y andando el tiempo Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda al Señor; pero no había en ella nada extraordinario, por ello Dios no miro con agrado a Caín y a la ofrenda suya. Nuestra ofrenda expresa la condición de nuestro corazón. La gratitud y la honra nos hacen aceptos ante Dios, pero la ingratitud nos descalifica. Dios quiere que conozcamos y disfrutemos de la cultura de fe en Dios. Jeremías 9:23-24.

¿Cómo preparo Abel su ofrenda? El tiempo de gestación de las ovejas es de 5 meses aproximadamente. Abel seleccionó los primogénitos de sus ovejas, los  apartó, cuidó y alimento de manera  especial y presento su ofrenda siendo esta: lo más gordo, sano y perfecto. La dedicación y empeño de Abel habla de la condición de su corazón, la Biblia dice: por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín. Hebreos 11:4. Ofrendemos a Dios siempre lo mejor; en el trabajo, la casa y la iglesia, demos lo mejor. Caín seguramente conocía el proceder de Abel pero lejos de imitarlo, se enojó contra él. Caín era labrador de la tierra, y al no percatarse del tiempo en que debía presentar su ofrenda, como suele pasar a algunos, quienes menosprecian el privilegio, de dar; se presentan ante Dios con cualquier cosa o con las manos vacías, Éxodo 34:20 De última hora, Caín quiso llevar su ofrenda, tarde se dio cuenta que los frutos que disponía no eran los mejores;  quería ofrendar pero no lo dispuso en su corazón, ni estuvo dispuesto a sacrificar un poco de su tiempo.

Nuestra ofrenda habla de la condición de nuestro corazón. Prov. 15:13 y 15, el corazón agradecido produce buena disposición para hacer todo con gratitud, lo cual es consecuencia de una buena relación con Dios, quien es digno de toda gloria, honra y alabanza. Lo que damos, es porque antes lo hemos recibido de la mano de Dios: quien tiene la disposición de Dar de gracia, sabe que por gracia lo recibió, y quien suelta lo que tiene en sus manos, sabe que poderoso es Dios para volver a llenarlas. 1 Cron 29:14. La Biblia dice que el semblante de Caín decayó; el rostro nos delata. Gen. 4:6. A Dios no se le escapan detalles, en el corazón de Caín había envidia, egoísmo, celos e ira.  Caín fue exhortado pero no quiso escuchar, sino que con pre meditación invitó a su hermano al campo y lo mató. La relación de Abel con Dios era tan franca, que aun muerto Dios escucha su voz, dándole a Caín una nueva oportunidad de arrepentirse, pero Caín no quiso escuchar lo cual trajo como consecuencia el castigo.  Caín acepto el castigo y pidió a Dios que lo protegiera y Dios mismo puso en Caín una marca, para que no fuera muerto. Dios nos ama, aprendamos de  Abel el valor de la honra: hoy nosotros tenemos poderosas razones para presentar una ofrenda, mejor que la de Abel. Hebreos 12:12:29. J.H.L.

Write a comment:

Your email address will not be published.

Síguenos: