El Valor de la Perseverancia. Lucas 9:27-36

Ser perseverantes firmes y constantes en nuestra manera de ser y de actuar, nos pondrá en ventaja en cualquier área de la vida en que nos desempeñemos, mayormente en los asuntos de la fe. (Heb. Samák- apuntalar, afirmar, poner peso). Quien es perseverante en el estudio, trabajo, relaciones, ahorro: naturalmente cosechara los frutos. La perseverancia aun en las cosas pequeñas (puntual, responsable, honesto) genera una cultura de orden. La Biblia dice: Persevera en el temor de Jehová todo el tiempo, Prov. 23:17, Dios promete guardar en completa paz, a aquel cuyo pensamiento persevere en él. Isaías 26:3, Bendito y dichoso quien atiende la palabra, no siendo oidor olvidadizo. Sgo. 1:25. El que se aparta se pierde, pero el que persevera tiene al Padre y tiene al Hijo, 2 Juan 1:9, Jesus exhorto a sus discípulos a perseverar aun en las pruebas. Mcos 13:13, Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias, dice el apóstol Pablo. Col. 4.2.

Valorar cada una de las palabras que el Señor nos da, es verdaderamente importante: siempre que sea posible anote lo que Dios le dice y manda hacer; así como aquello que Dios nos pide corregir o compartir con otros: es lamentable que muchas veces nos acordemos de lo que no deberíamos y nos olvidemos de las instrucciones que el Señor nos da. El enemigo es astuto y roba la palabra que no aseguramos o buscara ahogarla, los afanes de la vida hacen que muchas veces, pospongamos lo que debía ser primero. Mateo 13:4-8 Las palabras del Señor son fieles y verdaderas y mas confiables que las de cualquier otro, pues como bien dice la Biblia: Dios no es hombre para que mienta, ni hijo de hombre para que se arrepienta Num. 23:19,

En Lucas 9:27-36, Jesus dijo: Algunos de los que están aquí no gustarán la muerte hasta que vean el reino de Dios. Ocho días después de estas palabras tomó a Pedro, a Juan y a Jacobo y subió al monte a orar; este periodo de tiempo nos permite comprobar que el Señor todo lo hace bien; ocho días indica “Nuevos Comienzos”. Pedro Jacobo y Juan entrarían en otro nivel de la revelación, lo que ellos vieron y oyeron allí… Cambiaría sus vidas para siempre, El señor los estaba preparando para mayores cosas, por lo cual debían ser Perseverantes. Pedro Jacobo y Juan se mantuvieron unidos. Hechos 1:10-13, luego la escritura nos muestra a Pedro como el primer evangelista de la iglesia. Hechos 2:38-41, y juntos vivieron grandes milagros Hechos 3:1-6.

Jesús conociendo el espíritu perseverante de Pedro Jacobo y Juan, los hizo inaugurar una nueva época para la humanidad; Cristo vino a predicar el año agradable del Señor, Luc 4:19, solo por la fe en Jesús la humanidad entera hallaría salvación. Como en aquel entonces hoy también, cada primer día de la semana los hijos de Dios tenemos la oportunidad de adorarle y recibir de él… “Un nuevo comienzo”.  Mediante la experiencia de la transfiguración, el Señor Jesús mostro a sus discípulos su identidad genuina como el Mesías, confirmó ante ellos su naturaleza divina como el Verbo Encarnado. Cristo estaba mostrando a los perseverantes, un destello de su gloria. Dios revelaría sus secretos a quienes van más allá de ser admiradores.  El Peniel es un tiempo a solas con él, que estoy seguro: que tu no querrás perderte. Solo debemos ser perseverantes. JHL

Write a comment:

Your email address will not be published.

Síguenos: