Gálatas 4:4

El mundo ha alcanzado grandes avances. El materialismo hace que la gente corra tras las cosas; la codicia y consumismo tiene a muchos enfermos de la mente y el corazón; la injusticia y el fraude son vistos como negocio; aumenta la extorsión, el robo y el secuestro. Hay en no pocas familias dolor, tristeza y desconcierto a causa de sus enfermos y sus muertos; la fiesta sin Dios es una pesadilla infernal. Ante tal situación surge una pregunta ¿Dónde está la fe la esperanza y el amor? La ley de la siembra y la cosecha no falla, se cosecha lo que se siembra. Para lograr una familia mejor es necesario hacer algo, “la vida es mucho más que deseos”, cultivemos más de aquello que queremos y dejemos de hacer aquello que nos aparta de Dios: la calidad de familia que queremos tener, depende de la calidad de nuestra relación con Dios.

La Biblia dice: Cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su hijo en propiciación por nuestros pecados. 700 años antes de que Jesús naciera. Isaías dijo: He aquí que una mujer virgen concebirá y dará a luz un Hijo. (7:14) “Un hijo nos es nacido, un hijo nos es dado, Él tendrá el poder, el gobierno sobre su hombro, será su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno y Príncipe de Paz”. (9:6) En aquel entonces muchos viéndole no creyeron y todavía hoy, no pocos se  preguntan ¿Cuándo vendrá el Mesías? Del mismo modo en que Dios cumplió con su promesa, enviando a su Hijo Unigénito, Dios también responderá sus oraciones, así que no se desespere que a su debido tiempo Dios responderá sus peticiones

Si queremos paz debemos cultivarla. EL dijo mi paz os dejo mi paz os doy; pero si tenemos guerra es porque vivimos alejados de los principios de Dios. “Jesús vino a buscar y a salvar lo que se había perdido”. El pecado hizo que el hombre perdiera, 1) La comunión con su creador  2) Su razón de vivir,  3) Y el amor a su prójimo, fue por ello que Jesús vino a nacer en un pesebre, para librarnos de la esclavitud del pecado y de la condenación. Satanás viene a robar, matar y destruir, si tú le abres la puerta de tu casa y de tu corazón, debes saber que Satanás no tiene misericordia, no conoce la compasión, el no perdona.  Cristo vino a darnos salvación y vida eterna. Miles de personas mueren cada día; triste es vivir sin Dios y morir sin esperanza. Si usted no se ha arrepentido de sus pecados hágalo hoy antes que sea tarde: reciba hoy a Cristo en tu corazón y comienza una vida nueva.

Write a comment:

Your email address will not be published.

Síguenos: