En cada ocasión que Dios nos ha permitido a mi esposo y a mí salir a las misiones, hemos vivido experiencias muy especiales. Hace unos días visitando las misiones en la sierra, viajábamos por un camino el cual estaba obstruido a causa de una obra en proceso. Mi esposo se bajó del auto y habló con el ingeniero encargado de la obra, quien accedió a dejarnos pasar, al mismo tiempo el operador de una retroexcavadora movió escombro, obstruyendo aún más el camino para no dejarnos pasar; a este punto llegó el ingeniero y ordenó despejar el camino permitiéndonos el paso, ignorando el enojo y mala intención del operador. De igual modo en nuestro diario vivir, habrá ocasiones en que el diablo hará todo lo posible por obstruirte el camino y detener las bendiciones… pero Jesucristo nuestro salvador, quien tiene toda autoridad en el cielo y en la tierra, despejara el camino y te abrirá paso: no importa cuánto daño quiera hacerte, él nada puede en contra de ti.

“Dios con su gran poder, resucitó a Cristo, sentándole a su diestra en los lugares celestiales, sobre todo principado, y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia” Efesios 1:20-22.

  1. 9 enero, 2017

    De gran bendición este tema, gracias Pastora.

Write a comment:

Your email address will not be published.

Síguenos: