Mat 25:19-21

Después de mucho tiempo vino el Señor de aquellos siervos; y arregló cuentas con ellos, y llegando el que había recibido cinco talentos, dijo: Señor 5 talentos me entregaste; aquí tienes he ganado otros 5 talentos sobre ellos. Y su Señor le dijo: bien buen siervo y fiel sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu Señor.

Los días, la semana, el mes y el año pasan veloces, el tiempo es una oportunidad maravillosa que Dios nos da, para conocerle, amarle y servirle; pero nuestro tiempo se acaba… solo Dios es para siempre. El estudiante, el padre de familia y el gobernante deben saber que cada día estamos ante una oportunidad única.

Aprovechemos bien el tiempo, porque el tiempo no regresa. Llega el día de rendir cuentas, por ejemplo: el sábado pagan su salario al hombre que hizo su trabajo, el tiempo de clausura es de satisfacción para el buen estudiante, la familia unida es el gozo de los esposos fieles, el reconocimiento es para el servidor hace el bien: como también llega el penoso día de expulsión para el incumplido, de divorcio para el infiel y de sentencia para el delincuente.

Necesitamos comprender que la recompensa es para quien hace bien y la penosa consecuencia, para quien no valora la oportunidad que Dios le da. Quien administra bien sus talentos tarde o temprano es colocado sobre mayores responsabilidades, y cosecha los frutos: como también quien derrocha o hace uso equivocado de la confianza, llega el día que se queda sin nada. El ayer ya es historia, pero el hoy; mañana también lo será, cuida pues lo que haces hoy, porque de esta manera harás tu futuro, bueno o malo.

José hijo de Jacob, es un ejemplo de cómo, el conducirnos correctamente; nos lleva de victoria en victoria hasta colocarnos en el lugar de honra, de acuerdo a la visión que Dios te ha dado. José fue depreciado por sus hermanos Gen. 37:4. Vendido a los mercaderes egipcios. Gen. 37:28. Acusado falsamente, Gen. 39:7-8, y 20. Olvidado por sus amigos, Gén. Gen. 40:14 y 23, Pero el hacer bien cada tarea; aún con el viento en su contra lo llevó a ser colocado sobre toda una nación. Gen. 41:38-41, y, por si fuera poco, su padre Jacob le dio una herencia mayor que a sus hermanos. Gen. 48.22

La búsqueda del éxito no debe preocuparnos, más bien debemos ocuparnos muy en oír y obedecer a quien prometió estar con nosotros; Jesús dijo he aquí yo estaré con ustedes todos los días, Mateo 28:20-b, usemos pues el talento que Él nos dio, y ayudemos a que otros multipliquen sus talentos. Porque de esta forma no solo seremos bendecidos, sino que seremos de bendición para quienes nos rodean.

La Biblia dice: Después de mucho tiempo. Quizá 20, 30 o 40 años nos parezcan muchos… pero cien años también se acaban; que no se te pase la vida sin usar el talento que Dios te ha dado. Ten presente que no solo debemos hacer lo correcto, sino hacerlo cuanto antes. Hoy inicia en tu vida un tiempo nuevo, un tiempo de expansión y de multiplicación. Honra a Dios que te confió sus talentos para bendición tuya y de tu familia; aprovecha lo que has recibido. Sé bendición para los demás y, sobre todo; sé agradecido.

Write a comment:

Your email address will not be published.

Síguenos: