Arreglando Cuentas Mateo 25:14-30

Una persona sin metas es como sentarse a ver un partido de futbol donde los jugadores no tienen portería, si no mejoramos nuestro quehacer en la casa, en el trabajo y en la iglesia, no vamos a ningún lado. Tener metas personales, familiares y empresariales, y luchar por alcanzarlas es muy importante. Jesús y los apóstoles tenían metas, cerca del final de su vida en la tierra, Jesús dijo: Padre Yo te he glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste que hiciese. Jn 17:4. Jesús solo estuvo tres y medio años en la tierra, para cumplir la misión de predicar el evangelio, formar discípulos y dar su vida en rescate por nosotros y las cumplió. En una ocasión los discípulos le pidieron quedarse y predicar, pero él respondió: es necesario que también en otras ciudades anuncie el evangelio del reino. Luc. 4:43. Su meta fue llevar la Palabra a todas las ciudades de Israel.

En la hermosa parábola de los talentos de Mateo 25:14-30. La Biblia dice que el Señor entrego, a uno 5, a otro 2 y a otro 1 talento, cada uno recibió de acuerdo a su capacidad : Y después de mucho tiempo, vino el Señor de aquellos siervos y al arreglar cuentas con ellos; el que había recibido 5 talentos, quien por cierto fue el primero en presentarse dijo: Señor 5 talentos me entregaste y he ganado otros 5 sobre ellos, su Señor le dijo: bien buen siervo y fiel, sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu Señor. Apreciable lector; el tiempo es una oportunidad que Dios nos da de conocerle, amarle y servirle; pero el tiempo se acaba. Seas estudiante, ama de casa, comerciante, profesionista o empresario; debes saber que cada día tenemos una oportunidad única, así que provecha bien tu tiempo, porque a todos nos llegara el día de rendir cuentas.

Por ejemplo: todos sabemos que el sábado es el día de raya para quien trabajó, el día de graduación es un día de satisfacción para el buen estudiante; una familia sana y unida es el gozo de los esposos y padres responsables. Como también llega el día de expulsión, para el mal alumno; de despido para el mal trabajador; de divorcio para los infieles; y de sentencia para el delincuente. Quien utiliza bien su tiempo y sus talentos, naturalmente cosechara los frutos de su esfuerzo, pero quien derrocha su tiempo o abusa de la confianza, llega el día de los lamentos. José hijo de Jacob, es uno de los muchos ejemplos bíblicos de ¿Cómo aprovechar bien el tiempo y el talento que Dios nos dio? José fue depreciado por sus hermanos, quienes lo vendieron a los madianitas y luego estos lo vendieron como esclavo en Egipto. Gen 37:26-28, luego fue acusado falsamente y puesto en prisión, donde por años fue olvidado por sus amigos. Gen. 39:19-20 y 41:9-14, con el viento en contra, su valerosa actitud lo llevó a ser gobernador en Egipto. Así que, conscientes de la responsabilidad que tenemos en la casa, la viña, la iglesia: usemos los talentos que Dios nos ha confiado, y seamos bendición ahora porque el tiempo se acaba. J.H.L.

Write a comment:

Your email address will not be published.

Síguenos: