Génesis 41:28-36

Esto es lo que respondo a Faraón. Lo que Dios va a hacer, lo ha mostrado a Faraón. He aquí vienen siete años de gran abundancia en toda la tierra de Egipto. Y tras ellos seguirán siete años de hambre; y toda la abundancia será olvidada en la tierra de Egipto, y el hambre consumirá la tierra. Y aquella abundancia no se echará de ver, a causa del hambre siguiente la cual será gravísima. Y el suceder el sueño a Faraón dos veces, significa que la cosa es firme de parte de Dios, y que Dios se apresura a hacerla. Por tanto, provéase ahora Faraón de un varón prudente y sabio, y póngalo sobre la tierra de Egipto. Haga esto Faraón, y ponga gobernadores sobre el país, y quinte la tierra de Egipto en los siete años de la abundancia. Y junten toda la provisión de estos buenos años que vienen, y recojan el trigo bajo la mano de Faraón para mantenimiento de las ciudades; y guárdenlo. Y esté aquella provisión en depósito para el país, para los siete años de hambre que habrá en la tierra de Egipto; y el país no perecerá de hambre.

Propósito:  Mostrarnos mediante el testimonio de fe y obediencia de José; que las circunstancias que pasamos por difíciles que sean, son pasajeras: nuestra esperanza está más allá de lo que vemos o sentimos, nuestra esperanza está en Dios. José estuvo en la cárcel, pero no perdió su relación con Dios, y al ser llevado repentinamente ante Faraón, pudo manifestar que el dominio sobre todas las cosas le pertenece a Dios. Nosotros debemos aprender de esta lección, que la mejor oportunidad de tu vida puede llegar en el momento menos esperado, por ello debemos confiar en Dios siempre.

Introducción:  La Biblia dice que comenzaron a venir los 7 años de hambre, tal como José lo había dicho; y hubo hambre en toda la tierra, pero en la tierra de Egipto había pan, Gén 41.54. Que el tiempo sea malo por cuestiones climatológicas, sociales o económicas, no significa que te vaya a ir mal; pues los tiempos difíciles traen dificultades, pero no imposibles… Dios está sobre todas las cosas. Hay una escuela de vida eternal mediante la cual Dios nos instruye y capacita; hay alguien más allá, ciertamente Dios nos habla de muchas maneras Job. 33:1417; cada uno sabe que Dios ya le ha hablado, más de una vez.

1.- En cualquier circunstancia, reconoce que Dios está contigo.  Al encarar el día, la semana, el mes y el año, aunque el tiempo sea adverso y las noticias negativas, ten presente que si Dios es contigo… tú haces la diferencia donde quiera que te encuentres. Frente a circunstancias adversas recuerda estas dos diferencias: Que las cosas se vean mal, no significa que a ti te irá mal. A la hora de emprender un negocio ten presente esto: Aprovecha el tiempo adverso para dar testimonio, de modo que otros puedan ver cómo Dios bendice a su pueblo. El progreso no está en las condiciones externas, sino por las decisiones internas, las cuales te conducen positivamente si confías en Dios.

2.- Por falta de sabiduría, las bendiciones no son provechosas.  2 Reyes 6:24-25, nos enseña las consecuencias que podemos llegar a padecer, al rechazar la dirección de Dios: la cabeza de un burro y el estiércol de paloma, adquirieron gran precio a causa de su rebeldía… de qué sirve trabajar cuando no hay sabiduría.

Hay quienes, a pesar de los buenos tiempos, no progresan debido a que sus vidas carecen de propósito. Otros progresan en tiempos difíciles, haciendo la diferencia. En muchos casos: los tiempos buenos son usados para derrochar y por ello, lejos de progresar, se derrumban. Los altos ingresos, acarrean vicios y derroche, otros ganando poco progresan sin codicia personal y familiar.

3.- En todo tiempo, los hijos de Dios debemos confiar en Dios. Sea el tiempo bueno o el tiempo malo; recuerda que todas las cosas están bajo el control de Dios; por lo tanto, no dejes de confiar en el Señor obedeciendo su Palabra; tú eres un administrador de sus bienes, confía en Dios más que en las cosas, más que en la economía; honra a Dios con tus bienes, lo cual es parte de tu buen trabajo. Prov. 3:9. Frente a la incertidumbre y las proyecciones negativas de la empresa o el oficio que desempeñas, recuerda que los tiempos adversos no significan fracaso, los tiempos difíciles no son la sentencia de que, a ti, te vaya a ir mal; los tiempos difíciles debemos verlos como tiempos de oportunidad.

Conclusión:  La Biblia nos dice: que en todo lugar había hambre, pero en Egipto había pan, apliquemos este principio a nuestra realidad; declara que más allá de toda dificultad, situación o condición por la que puedas atravesar, es circunstancial; y puede ser el momento de posicionarte como el hombre o mujer, mediante el cual Dios quiere manifestarse. Tú eres un hijo de Dios, un bendito de Dios. Por lo tanto, pide a Dios cada día discernimiento, para conocer y reconocer su señorío; y a la hora de encarar el día, la semana, el mes y el año que Dios te concede, puedas recordar que Dios bendice a sus hijos en todo tiempo.

  1. 25 enero, 2017

    Gracias DIOS…POR ESTA PALABRA …bendiciones Hermano Pastor…Jesus Hernandez…

Write a comment:

Your email address will not be published.

Síguenos: