Hechos 26:9-19 Dios nos advierte del dolor de golpear la pared con nuestra cabeza. El agujón es un palo puntiagudo que se usa para arriar la yunta, golpear el aguijón es herimos a nosotros mismos: fuimos llamados a servir, así que todo cuanto hagamos contrario a la voluntad de Dios, es contra nosotros. Antes de…

Síguenos: